Follow scooterpasion on Twitter

Kymco Agility RS 125

PDFImprimirE-mail

Flash Player para visualizar video
La marca Taiwanesa Kymco no para de sorprender al mercado. Con la representación de Auteco en Colombia, ofrece un completo portafolio en cilidradas desde 110 cc hasta 500 cc, que incluye cuatro alternativas de scooter. El Agility RS es la evolución del modelo anterior, que durante cuatro años ha demostrado su calidad y excelente rendimiento, ganándose un importante lugar en ventas y el aprecio de sus usuarios de todo el país.
Aunque a primera vista el RS conserva los rasgos característicos de la familia Agility, su nueva línea deportiva y actual, lo convierte en un scooter totalmente diferente a su antecesor, eso sí, manteniendo su fiabilidad mecánica y desempeño brillante. El nuevo RS presenta una profunda transformación estética y mecánica a partir del conocido Agility, pensada en mejorar sus ya excelentes prestaciones, junto a un acertado diseño acorde con las exigencias del mercado actual.

El Agility RS fue presentado en el EICMA de Milán a finales del año anterior, y Auteco en busca de nuevas alternativas que le permitieran mayor participación en el segmento scooter, vio la posibilidad de traerlo al mercado nacional en reemplazo del exitoso Agility 125. El RS monta un propulsor de 124.6 cc que produce 9.25 Hp a 7.500 rpm, frente a los 8.5 Hp de su predecesor. Este aumento de potencia sumado a las mejoras en la suspensión, garantizan un mejor desempeño en ciudad y carretera, con la velocidad máxima más alta de los scooter de similar cilindrada que se ofrecen en el país, 110 km/h.

Es común en los pequeños scooter escuchar "quejas" por parte del usuario, acerca de la suspensión, que en las difíciles vías en la mayoría de ciudades del país, transmiten de manera brusca sus irregularidades al piloto. Este era tal vez uno de los pocos aspectos a mejorar del Agility 125, y con la aparición del RS, parece que pensaron en todo, pues este aspecto ha sido mejorado notablemente, con un conjunto que funciona tan bien como luce. La suspensión telescópica hidráulica delantera aumentó el recorrido al igual que monoamortiguador posterior, logrando un perfecto equilibrio entre rigidez y suavidad, que evita transmitir al conductor los baches y "cicatrices" del asfalto y se mantiene firme en las curvas rápidas en zonas de montaña o circuito. Su respuesta al acelerador es rápida, y expresa correctamente los pensamientos del piloto, brindando una marcha confortable, libre de vibraciones y con potencia suficiente en salida y recuperaciones.

En el Agility RS, el basculante y el chasis se unen por la parte superior (colgado) y no por la parte baja como en la versión anterior y otros modelos de la marca, es una característica común en los scooter de origen chino, que obligan a montar el gato central directamente a una extensión del chasis dejándolo demasiado bajo, lo que hace que roce con el piso al tomar una curva muy inclinado. Sin embargo la ubicación de éste en el RS, ha sido tan bien estudiada, que accionarlo no requiere de fuerza, basta con pisarlo suavemente y el Agility se sube al "burro" con facilidad, algo que pueden hacer las chicas sin problema alguno.
En la parte estética, el Agility ha sido totalmente actualizado, en el frontal las direccionales se integran en un solo conjunto con el carenaje superior, finalizado en negro mate, atrás de éste se encuentra el tablero de instrumentos en un bonito diseño aunque algo escueto, con la información básica, que incluye como detalle atractivo, un práctico reloj digital. La farola principal conserva el estilo y su interior multiconvex, proyecta un excelente haz de luz que no es más que un aporte a la seguridad vial. Los espejos cuentan con una incrustación en plástico gris, que le dan un toque característico muy acertado, se encuentran a la altura justa y el tamaño permite una buena visualización de lo que sucede atrás. El grupo óptico posterior hace parte del colín, donde finalizan en punta dándole un aspecto muy deportivo al scooter, su cubierta en cristal transparente además de ir acorde con el diseño del Agility, permite una gran luminosidad tanto del stop como de las direccionales. Para rematar la parte trasera, después del asiento monta un bonito spoiler deportivo que sirve como agarraderas para el pasajero.

El tamaño del scooter es compacto pero amplio, recibe dos ocupantes cómodamente en un sillín biplaza con superficie antideslizante, la plataforma plana aumenta la capacidad de carga y el confort, ya que el piloto puede ubicar los pies a su antojo. Bajo el asiento se encuentra el baúl portacasco, con capacidad para uno de tipo integral, y el acceso al carburador. Los acabados del scooter soy muy buenos, todos los plásticos encajan perfectamente, y aquí se nota dónde está la reducción de costos que permite ofrecer el scooter a tan bajo precio, los diseñadores recurrieron a utilizar una gran cantidad de plásticos sin pintura y otros en acabado en mate; en color solo se encuentra la parte central del escudo y las "barrigas" laterales. El sistema de frenos se destaca por su efectividad, adelante monta disco lobulado de 180 mm con sistema hidráulico y mordaza de doble pistón paralelo, de excelente tacto y rápida respuesta, atrás el simple tambor apoya al delantero, es una característica que mantiene de la versión anterior, y aunque su configuración es básica, sobresale ante la competencia.

En la ciudad la agilidad está garantizada, sus ruedas de 12 pulgadas con cauchos 120 / 70 adelante y 130 / 70 atrás permite realizar maniobras en medio del tráfico fácilmente, eso sí, respetando el lugar de los demás actores viales. Su rápida salida le permite ganar posiciones y mantenerse en la punta por encima de motocicletas de mayor cilindrada, los comandos funcionan correctamente y los espejos aportan a la seguridad en marcha. Su motor estira rápidamente y mantiene un ritmo por encima de los 80 Km/h sin algún esfuerzo. Como es costumbre en nuestra editorial, aunque los scooter han sido concebidos para la ciudad, su buen rendimiento y los ridículos límites de velocidad que aún se mantienen en las vías, ha permitido que miles de usuarios los utilicen para sus recorridos extra radio, decidimos llevarlo por carretera en un recorrido de más de 400 km de ida y vuelta. La primera versión del Agility se comportó de manera brillante en este medio, transitando con confianza y a velocidades que permiten superar a otros vehículos con facilidad. El RS conserva las características del Agility pero cuenta con un mejor desarrollo que nos mostró en su optimista marcador 120 km/h en plan!. Frente a otros scooter, vimos que tiene un desfase de 10 km a favor,  pero a pesar de esto, estamos ante el scooter de comercialización nacional con mejor rendimiento en la cilindrada.

En la zona de curvas se mantiene estable aún exagerando en la conducción y permite cruzar como toda una deportiva, haciendo gala de su parte ciclo y excelente sistema de frenos. En los descensos notamos que el propulsor ejerce poco poder de retención, esto molestará a algunos, pero en lo personal, me gusta que no se frene al cerrar el acelerador.
Última actualización el Viernes, 17 Septiembre 2010  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar